PERFIL INSTITUCIONAL

La creación del Tribunal de lo Contencioso Administrativo plasmada en la Constitución de 1952 como órgano independiente de Justicia Administrativa, tuvo como principio de inspiración, la salvaguarda de los derechos privados que podían ser lesionados por la autoridad pública, y contra la eventual ilegalidad de la Administración. Se trata de un órgano especialmente encargado del control de la legalidad a nivel de toda la Administración.

Su Ley Orgánica Decreto Ley No.15.524 de 9 de Enero de 1984 y el posterior texto de la Ley No. 15.869 de 22 de junio de 1987, como asimismo la Ley No. 17.292 , aportaron amplitud y renovado espíritu tutelador de los derechos de los administrados, permitiendo soluciones en un marco de difíciles problemas que se suscitaban en el devenir administrativo.

La jurisdicción anulatoria está organizada en la Sección XVII de la Constitución de la Republica sobre la base de dos órganos: el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (Órgano Jurisdiccional) y la Procuraduría del Estado en lo Contencioso Administrativo (Organo de asesoramiento).

El Tribunal se compone de cinco miembros, cuyas calidades para su designación y demás prerrogativas son las mismas asignadas a los miembros de la Suprema Corte de Justicia.
El TCA conoce de las demandas de nulidad de actos administrativos definitivos, cumplidos por la administración en el ejercicio de sus funciones, contrarios a una regla de Derecho o con desviación o abuso de poder.

Su jurisdicción comprende también los actos administrativos definitivos emanados de todos los órganos del Estado, de los Gobiernos Departamentales, Entes Autónomos y Servicios Descentralizados.

El Procurador del Estado en lo Contencioso Administrativo es nombrado por el Poder Ejecutivo  y sus calidades y demás prerrogativas son las mismas asignadas a los Ministros del TCA.

Es independiente en el ejercicio de sus funciones. No es defensor del Estado en el juicio, sino que su cometido es “dictaminar según su convicción”, en todos los asuntos de jurisdicción del Tribunal; su dictamen no reviste el carácter de vinculante.

Desde 1952 hasta el presente, el Tribunal ha acumulado una importante y valiosa jurisprudencia que se ha constituido en un referente jurisdiccional para el Estado y los particulares.

Para cumplir con dichos fines el Tribunal de lo Contencioso Administrativo implementó un Departamento de Informática Jurídica, dónde se encuentra sistematizada toda su Jurisprudencia; de esta forma se constituye en Órgano pionero en materia de ordenación y recuperación de antecedentes jurisprudenciales.